viernes, 24 de febrero de 2012

Cómo robar a mamá

Robarle ropa que ya no necesita a mamá, a papá, a tu hermana o incluso a un ser querido es muy fácil y muy práctico, ya que podrás conseguir ropa nueva para ti sin pagar un duro:tan sólo tienes que seguir los siguientes pasos.


video

Paso 1: entrar con nocturnidad y alevosía en el armario de tu madre.
Paso 2: coger todo lo que encuentres a tu paso.
Paso 3: huir todo lo rápido que puedas.
Paso 4: disimular cuando te vea con su ropa.
Y ya tienes tu look vintage gratis.

Bettie Wallace.

viernes, 17 de febrero de 2012

Cómo ponerse una chaqueta de punto

Jejeje, metiendo los brazos por las mangas. No, hablando en serio. La chaqueta de punto es una prenda que según cómo nos la abrochemos puede favorecernos y estilizar nuestra figura o sentarnos como una auténtica patada.


Conjunto a: Camisa con pecho babero,pantalones grises a cuadritos y zapatos  Oxford blancos y negros.
Conjunto b: camisa de cuadros verdes, rojos y blancos, jersey de punto gordo rojo vintage, pitillos negros,     botas negras.

                          

1: La chaqueta abierta recorta los laterales del tronco, estilizando la figura.
2: Abrochar únicamente el botón de abajo crea la forma de triángulo invertido, lo que proporciona anchura a los hombros y el pecho y estrecha la cadera.
3: Sería lo mismo que el anterior, solo que el triángulo no sería tan exagerado y nuestros hombros no parecen tan anchos.
4: La cerradura se va acercando al centro del tronco, por lo que la proporción entre cadera y hombros va siendo más equilibrada.
5: Al estar abrochada directamente en la cintura es la posición que más favorece, ya que estiliza mucho equilibrando las masas y dando un corte en el centro.
6: Vamos dando más anchura a la cadera, esto favorecerá más a las que tengan mucho pecho.
7: Esta postura favorece poco salvo que tengas mucho pecho, ya que lo disimula.
8: Da un toque más informal el cerrar los dos botones inferiores.
9,10,11 y 12: Estas posturas son a evitar salvo que tengáis frío, ya que cuanto más cierres la chaqueta más cateto queda. De todos modos, si la chaqueta tiene más de un color (como es el caso de esta) no queda del todo mal.

Bettie Wallace.





viernes, 10 de febrero de 2012

Doctor Martens vs Hunter

Aquí os presentamos el primer conjunto del blog:


Conjunto A: pantalones de cuero negros, botas mosqueteras bajas, chaqueta de punto granate y camisa básica blanca con botones escondidos.


 Conjunto B: jersey de punto verde botella, pañuelo azul marino con flores verdes, vaqueros azules pitillo Y Dr. Martens verdes.

Tal y como empezamos este blog con todo aquello del estilo adaptado a una economía más bien poco pudiente y de repente os plantamos unas Dr. Martens en la cara. Que conste que lo hemos hecho a propósito: la idea es que veais que no es cuestión de comprar solamente en rebajas o cosas que estén muy baratas, tiene que haber relación calidad-precio, no es lo mismo dos tazas de té que dos tetazas, no, ahora en serio, para explicar lo que queremos decir vamos a plantear el enfrentamiento entre unas Dr. Martens y unas botas de agua Hunter.



Pros de comprarse unas Martens:
Son unas botas muy resistentes, tal y como lo demuestra el hecho de que en sus orígenes fueran utilizadas sobre todo por carteros, policías y obreros de fábricas. Es decir, son unas botas casi eternas.
Una  vez las ablandas un poco (como todo calzado de cuero que se precie) son tremendamente cómodas.
En invierno son ideales, ya que no calan con la lluvia y son muy calentitas.
Este pro va según el criterio de cada uno, pero a nosotras nos parecen muy bonitas y bastante ponibles.
Contras:
Son bastante caras (el precio suele rondar los 135 €, 130 $).


Pros de unas Hunter:
Como botas de agua que son, resultan perfectas para evitar que se nos mojen los pies en los días lluviosos.
Son cómodas y muy combinables con la ropa, más que las Doc en la mayoría de los casos.
Contras:
Son caras también (105 €, a pesar de todo son más baratas que las Martens).
Son de plástico, lo que las hace mucho menos resistentes que las Doc, no te durarán diez o quince años como las otras.
Se te quedan los pies fríos, y si eres propensa a que te suden los pies, tus calcetines acabarán empapados.
Hay imitaciones de calidad tremendamente similar y que te pueden salir por treinta euros o menos (las imitaciones de las Doc no suelen ser de muy buena calidad y tienden a tener una cremallera en el lateral en lugar de atarse con los cordones, lo cual queda un poco feo).

En definitiva, muchachos y muchachas, comprad con cabeza, no penséis que por ser más barato tiene que ser peor. Hay que aprender a separar mentalmente el precio que trae la etiqueta y el valor real (insistimos, unas botas de goma no valen más de cien euros, eso son nueve o diez camisetas de Zara). Hay que valorar la calidad del producto que quieres comprar y pensar si merece la pena hacer ese gasto, que como bien dice el refranero español: a veces lo barato sale caro.

Bettie Wallace

sábado, 4 de febrero de 2012

Introducción


El Espejo de Bettie Wallace no es un blog de moda puesto que a ninguna de sus fundadoras nos importa demasiado lo que unos señores decidan que se va a llevar en tal o cual temporada. No. El objetivo de este blog es compartir ideas, trucos y, si se puede, “enseñar”. Por tanto, nos centraremos más bien en el estilo, tan alabado por la famosa cita de Coco Chanel: “Las modas pasan pero el estilo prevalece”. Buscaremos la forma de sentirnos a gusto con la ropa y con el maquillaje que nos pongamos para querernos por fuera y poco a poco querernos por dentro. 

Se sentirán identificadas las personas que no puedan gastarse 600 euros en un Birkin mini o ni siquiera 70 euros en unos Salsa jeans, somos estudiantes “pobres” y lo nuestro no  es el lujo.

En definitiva, buscamos encontrar el equilibrio entre buen gusto, economía y amor propio. Para que ir de compras no vuelva a ser una pesadilla para nadie. Para que el espejo deje de recriminarnos cada mañana la mala cara que tenemos. Fuera complejos.

Bettie Wallace.